lunes, 1 de diciembre de 2008

Problema resuelto / Manuel Jesús Curiel

Querido diario:Soy maricón. Así, con las siete letras. Higinio: maestro y maricón. Por tres, veintiuna. A gramo por letra, obtenemos los veintiún gramos que separan al vivo del muerto. Quítenme el maricón, el maestro y el Higinio y el resto es la solución al problema: un conjunto vacío y desmembrado de escoria sin remedio.

3 comentarios:

Mercedes dijo...

¡Ingenioso y ágil lo es un rato largo!

delantedelosgrises dijo...

Guau, creo que se lo voy a pasar a unos cuantos amigos. =P

¡Seguid colgando más cosas!

Kris dijo...

A ti te cogía yo entre mis piernas